Argentina: Mariano Ferreyra, 23, Shot and Murdered by Mobsters

A young activist, student, and member of the Partido Obrero (Workers Party, Trotskyist), 23 year Mariano Ferreyra, was shot and killed yesterday in Buenos Aires.

He was the shot while supporting, together with other left-wing activists, fired workers who had been subcontracted by a company to work for one of the Buenos Aires railroad companies. He was the fatal victim of an attack by members of the „Union Ferroviaria“ („Railroad Union,“ mainstream railroad workers union) against the protesting workers who were demanding their re-incorporation and permanent contracts and their supporters. One further victim of the armed ambush remains in critical condition, having been shot in the head while a third shooting victim was shot twice, but is not critically injured.

In order to carry out their attack, the „Union Ferroviaria“ mob, a shining representation of the corruption and manipulation rampant in mainstream Argentine syndicalism, enjoyed a „liberated zone“ granted to them by the police, who while the armed gang threw stones at the demonstrators, joined in by shooting rubber bullets at them. To what extent which arms of the ruling elites have an intellectual responsability in this crime is still unclear, but the impunity with which the „Union Ferroviaria“ mob moved can only lead suspicion to government involvement.

In response to this murder, one more in a long line of killings of social activists since „democracy“ returned to Argentina, a nationwide day of strikes and protests has been called for today. Schools were closed, most forms of public transportation were either completely or partially stopped, and road blockades have been erected all over Buenos Aires. As this is being written, tens of thousands of demonstrators are converging on Plaza de Mayo.

In an ironically sad twist of fate, the last time a social activist was so brazenly murdered by the State or its rented thugs of the moment, when Kosteki and Santillan were murdered in Avellaneda by cops during a repression against a bridge blockade, Mariano Ferreyra, then aged only 14, was also present, taking his first steps in activism and accompanying his older brother. Those who knew him say that the incident deeply marked his political activism.

Rarely does the mainstream press write something so positive about a left-wing activist. Sadly there is not the time to translate it, but nonetheless it is here reproduced in full in Spanish, from Clarin:

Todavía no comprendía del todo las letras de Spinetta ni había ido a ningún recital de Los Redondos. Todavía no había empezado a estudiar teatro ni tocaba el órgano ni había quedado maravillado con los filmes surrealistas de David Lynch. Todo eso vino después. Mariano Ferreyra era un niño, sólo tenía 14 años cuando el 26 de junio de 2002 acompañó a su hermano mayor a la protesta en el puente Pueyrredón, el día que la Policía asesinó a Maximiliano Kosteki y Darío Santillán . El recuerdo lo iba a acompañar para siempre. Más: sus amigos dicen que iba a ser el símbolo de su militancia. En la secundaria, en los centros barriales y en las fábricas.

“Esas muertes marcaron su destino. Le dieron un envión muy fuerte. Darío y Maxi representaban lo que a él lo llevó a militar. Su militancia no tenía retorno”, contó a Clarín uno de sus mejores amigos, Patricio, aún conmovido por la noticia.

Mariano, Patricio y un numeroso grupo joven del PO se habían reunido por última vez el martes en el local del Partido Obrero en Avellaneda. “Marianito estaba a full con los despedidos del Roca y quería tomar medidas de acción directa”, cuentan. Ayer, antes de recibir el balazo en el tórax que terminó con su vida, se había manifestado junto a las vías del tren.

El día anterior, Mariano había pintado una bandera con vistas a la protesta. Esa misma bandera era agitada anoche por sus compañeros en Corrientes y Callao. Se leía: “Tercerizados en lucha. Pase a planta permanente” . La bandera se alzará hoy al frente de la movilización a Plaza de Mayo.

“Esta lucha tiene que triunfar”, era una de sus frases preferidas, según cuenta Leo, otro de sus amigos. Leo y Ariel lo definen como “un pibe de perfil bajo, tímido, el más politizado de nuestro grupo y también el más solidario ”.

Le gustaba la literatura de no ficción (especialmente los de corte periodístico latinoamericano) y los libros que narran la historia de la revolución rusa. Lógicamente, en su biblioteca se destacaba la obra de Marx, su debilidad. Había llegado a él a través de su hermano Pablo, y ambos antes por su mamá, preceptora del colegio Simón Bolívar de Sarandí.

De ella heredó la vocación por la docencia . Había comenzado a cursar el CBC para seguir el profesorado de historia , pero no estaba muy convencido. Le costaba concentrarse en una sola actividad. Le pasó con el teatro y la música: cursó varios años y dejó sin explicar los motivos.

“Era muy analítico, todo lo pensaba antes de actuar”, dice Roxana. “Era callado y organizador”, sostiene Norma, 34 años mayor que él, a quien había conocido en un curso de oficios en Avellaneda. Mariano se había recibido de tornero . Luego hizo algunas changas en comedores y fábricas, en los que militó. Actualmente estaba desocupado .

Cuando se juntaba con sus amigos a contar historias, se jactaba de haber participado de “la lucha obrera en Sasetru”. Tenía 19 años en el momento que integró el grupo de militantes que en 2006 enfrentó el desalojo policial en la ex fábrica. “Fue una victoria”, decía.

Lo suyo no era el deporte. “En fútbol era el típico patadura. Quería jugar siempre pero nosotros le decíamos que fuera a tocar el piano”, apunta Marcelo, que lo había conocido en una marcha. Marcelo, últimamente, lo iba a visitar seguido a la casa de sus padres. Mariano estaba un poco bajoneado porque se había peleado con su novia.

La frase

„Un zurdito menos“
Esta fue la frase que lanzó un integrante del grupo que ayer asesinó al joven militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra. El fotógrafo de Clarín Gerardo Dell’Oro estaba trabajando en el lugar de los hechos cuando la escuchó con total claridad.





Stoppt die Vorratsdatenspeicherung! Jetzt klicken & handeln!Willst du auch bei der Aktion teilnehmen? Hier findest du alle relevanten Infos und Materialien: